Brassaï


El ojo de París

Museo del Palacio de Bellas Artes

01 marzo del 2019 al 16 junio del 2019

Neblina, prostitutas, maleantes, calles, juegos artificiales y las enigmáticas noches de París

El artista húngaro Gyula Haláz (1899-1984), mejor conocido como Brassaï, tiene un lugar especial por haber fotografiado las noches de París, Francia como nadie, cuando arribó a dicha ciudad con el sueño inconcluso de ser pintor a principios de los veinte, en donde también realizó trabajos periodísticos que incluían sus propias imágenes.

Brassaï no solo destacó por exhibir estéticamente a prostitutas, vagabundos, personas, paisajes oscuros en todo sentido y luz, sino también por ser uno de los primeros fotógrafos en diseccionar el paisaje urbano para retratar símbolos, vestigios y formas involuntarias. De esta manera, visibilizó de forma importante el grafiti que sucedía en las calles de París de los años veinte y treinta. Curiosamente, el “fotógrafo de la noche”, como se le nombra, también es conocido por haber dado luz a la fotografía como una expresión artística y no solo como algo de carácter documental o un oficio.

Luego de presentarse en Barcelona, Madrid y San Francisco, la exposición Brassaï. El ojo de París llega a la CDMX con más de 200 imágenes agrupadas temáticamente en las categorías: París de noche, Placeres, París de día, Grafitis, Minotaure, Lugares y cosas, Personajes, Sociedad, Cuerpo de mujer, Retratos. Artistas, escritores, amigos, La calle y Sueño.

En las imágenes de la vida nocturna de París vemos el dominio con maestría del artista para tomar fotografías nítidas y pensadas con exposiciones largas y tripoide, alejado de la espontaneidad y movimiento de la fotografía nocturna de la época. Por otro lado, en la serie Placeres sí vemos un carácter espontáneo en imágenes que muestran a chulos, prostitutas y maleantes en lugares como el Folies Bergère, cafés, salones de baile y burdeles. También destacan los retatos que Brassaï hizo de sus contemporáneos y amigos como Dalí, Matisse y Picasso, este último le encargó fotografiar todas sus esculturas para apoyarlo a mantenerse después de la Segunda Guerra Mundial.

La exposición fotográfica del Museo del Palacio de Bellas Artes nos deja ver a un hombre que tras la Segunda Guerra Mundial y al no ser un aliado alemán tuvo que fotografiar a escondidas desde su departamento en un quinto piso, donde recibió un disparo que alcanzó el espejo de su baño. Un juego de reflejos entre lo que se ve a simple vista y lo que la cámara delante una mente perspicaz y cuidadosa puede mostrarnos.

Sin duda es una de las exposiciones más esperadas de este 2019.

Fotografía
Brassaï
El ojo de París

Museo del Palacio de Bellas Artes
Hasta el 16 de junio de 2019

recomendaciones-destacadas

Galería